Encontrar los precios de los MBA no es fácil.

Misión Imposible: encontrar los precios de los MBA

Es muy frustrante. Estás leyendo la información del máster MBA que te interesa en la web de la escuela de negocios y eres incapaz de encontrar el precio. ¿Será porque eres torpe? ¿Quizá es tan caro que les da vergüenza ponerlo?

Ninguna de las dos. Seguramente es porque estas escuelas de negocios están mal asesoradas en materia de marketing online y usabilidad web. Desde nuestro punto de vista y experiencia, se pueden dar tres casos.

1. Transparencia total

Cuando navegas por las páginas web de estas escuelas, ves la información relevante de un solo vistazo; también el precio, que lo muestran bien visible sin ningún problema. Así la gente que navega por ellas encuentra lo que quiere rápidamente, sin frustración y sin perder el tiempo.

Casualmente las tres mejores escuelas de negocios de España siguen esta política de transparencia en sus precios, a saber: ESADE Business School, IESE Business School e IE Bussines School. Son escuelas que tienen un gran prestigio y puntúan muy alto en los rankings internacionales. Son referentes mundiales. Consulta los precios de sus MBA y compáralos con otros de España.

2. Laberintos digitales

Sin embargo, otras escuelas y centros optan por la estrategia de construir una web laberíntica en la que la información relevante está escondida y solo puedes acceder a ella a través de muchos clics y buscando con tozudez.

No sabemos cual es el fin último de este tipo de sitios, más allá de que al usuario le den ganas de cerrar la página antes de encontrar lo que buscaba. Como estrategia publicitaria no creemos que sea lo mejor. Aún así, finalmente encontrarás lo que buscas.

Hemos visto este comportamiento en las páginas web de la mayoría de las universidades públicas, en las que primero tienes que averiguar de cuántos créditos se compone el MBA, luego navegar de página en página para encontrar el precio de cada crédito y finalmente multiplicar el precio del crédito por los créditos que componen el máster. Todo muy intuitivo y amigable para el usuario.

3. Chantajistas

Es un calificativo duro, pero no tiene otro nombre. Estás en la web de una escuela de negocios. Buscas el precio del MBA y no lo encuentras. Pruebas a descargarte el documento pdf informativo, a ver si ahí figura la información. En lugar de eso aparece un formulario que debes rellenar con tus datos y tu email. ¿Esto es siquiera legal? ¿No podemos ver la información de manera anónima, tenemos que darte nuestro email a cambio? Sabes que es un chantaje, que luego te tocará darte de baja de la lista de subscriptores de la que formará parte tu email, pero bueno, realmente te interesa la información que te van a mandar. Envías pues el formulario.

Al rato recibes un email con un enlace a un documento pdf. Te lo descargas y lo lees entero. Temario, por qué estudiar en esta escuela de negocios, los valores para la humanidad, bla bla bla… ¿Dónde está el precio? En ninguna parte. La única solución posible es enviar un email o si quieres asegurarte la respuesta llamar directamente al centro. Para colmo, algunos teléfonos de información de esos centros son un 902.

Al final informarse sobre un producto, que se supone que ellos son los más interesados en vender, te sale caro en tiempo y dinero. Y no solo nos sale caro a nosotros, también a ellos mismos porque obligan a sus empleados a desperdiciar horas de trabajo atendiendo el teléfono y mandando emails con la información de precios. Publicándolos en su propia web se ahorrarían todo esto. Por favor, dediquémosle un gran aplauso a los responsables de marketing de estas entidades.

Este comportamiento lo hemos detectado en algunas universidades privadas y algunas escuelas de negocios. Obviaremos los nombres, ellos ya saben quienes son.

Foto: The Library of Congress